Una de las películas que he añadido recientemente a mis listas wiseplay es El club de los poetas muertos (1989), es una película de culto dirigida por Peter Weir y cuya trama se sitúa en Estados Unidos a finales de los años 50 del pasado siglo. Tom Schulman, guionista de la película y quien se basó en algunas vivencias de su juventud, se llevó el Óscar al mejor guion original. También destaca la actuación de Robin Williams, que aunque no ganó el Óscar al mejor actor, estuvo nominado por su gran interpretación dando vida como personaje protagonista a John Keating, profesor de poesía.

¿De qué trata la película?

La historia transcurre en la academia privada Welton, en el año 1959, y tiene como protagonistas a cuatro jóvenes (Todd Anderson, Neil Perry, Knox Overstreet y Charlie Dalton) que se acaban de conocer, cada uno con distintos intereses y que van a experimentar una evolución a medida que se van interesando por los encantos de la poesía. La academia se caracteriza por la disciplina y la excesiva rigurosidad, pero para el nuevo curso se produce la llegada del nuevo profesor John Keating, quien está a favor de utilizar unos métodos más amenos con los alumnos.

Les enseña el concepto del “carpe diem” y, junto a ello, a valorar lo más preciado que tienen los jóvenes: el tiempo. John Keating también les muestra su propia visión de la poesía, alejada del orden, las estructuras y las normas. Ya desde la presentación, en la que les hace arrancar algunas hojas de los tradicionales manuales de poesía, nuestros jóvenes protagonistas sienten curiosidad por el nuevo profesor.

Así, surge un nuevo “el club de los poetas muertos”, refundando un antiguo grupo en el que los jóvenes poetas se reunían para escribir poesía y expresar sus ideas libremente. Este espíritu revolucionario contrasta con el carácter estricto de la academia, lo que acabará trayendo problemas a los chicos, así como al excéntrico profesor Keating por su involucración en el grupo.

¿Qué valores enseña la película?

La película ensalza conceptos como la inspiración, el deseo, o el amor platónico, todos ellos plasmados mediante la poesía.

También se da un importante valor a la lealtad y el honor entre los amigos, a afrontar las adversidades juntos y a ser fieles entre sí. Esto no engloba solamente al conjunto de nuestros jóvenes poetas, sino que también incluye al profesor Keating.

Otro de los pensamientos que enseña la película es la aspiración a cambiar el mundo y a luchar por los sueños. “Solo al soñar tenemos libertad, siempre fue así; y siempre así será”. Inconformista a más no poder, idealista de lo único y lo extraordinario, el profesor Keating inspira a sus alumnos a luchar con dos argumentos principales: las palabras y las ideas.

En resumen, una trama cautivadora, que mantiene al espectador interesado y con un final que no deja indiferente a nadie. “El club de los poetas muertos” es, sin duda, una obra maestra que ha cumplido 30 años de antigüedad y que reúne los requisitos necesarios para seducir a cualquier amante del cine. Si queréis ver la película podéis esperar a que la vuelvan a poner en Netflix ya que la retiraron, no obstante, contratar Netflix es una excelente opción para encontrar algunas películas antiguas, ya que a veces echan un poco la vista atrás y añaden joyas que no podéis perderos.