En octubre de 1983 llegaba a las pantallas de televisión una serie titulada Retorno a Edén, una producción australiana de seis capítulos que a pesar de no tener un gran reparto, los actores cumplían y con creces su labor, dejando un más que buen sabor de boca a los espectadores y también a la crítica.

Retorno a Edén contó con una inversión cercana a los 2,6 millones de dólares australianos, algo muy lejos de las grandes producciones norteamericanas que se hacían para la televisión. Pero pronto fue amortizada esa inversión gracias a la buena gestión de Paramount dado que en menos de dos meses consiguió vender la serie a varias televisiones de diferentes países, recuperando lo invertido y ganando además otros 5 millones más, aunque seguramente hasta varios meses después se seguiría vendiendo la serie.

Retorno a edén

De qué trataba Retorno a Edén

La trama de esta serie giraba en torno a una varias personas entre las que se encontraba la rica Stephanie Harper, quien se casa con un famoso jugador de tenis siete años más joven que ella llamado Greg Marsden. Por otra parte estaba Jilly Stewart, amiga íntima de Stephanie y por la cual Greg bebe los vientos.

Los amantes urden un plan para hacer desaparecer a Stephanie y quedarse con la hacienda Edén. Para ello Greg lleva hasta un río a su mujer (con un pretexto que ahora mismo no recuerdo) y la lanza al agua llena de cocodrilos mientras éste huye dando por zanjado el tema de su mujer.

Pero la suerte estaba al lado de Stephanie y logra salvar su vida, aunque queda terriblemente desfigurada. Con la ayuda de un cirujano que le reconstruye la cara y tras un doloroso tratamiento, Stephanie vuelve a la actividad cotidiana bajo la personalidad de la modelo Tara Wells y es desde aquel momento cuando se comienza a preparar la venganza.

La venganza de Tara Wells:

Con su nuevo aspecto físico y bajo su nuevo nombre consigue hacerse como una de las modelos más destacadas. Usando sus armas de mujer hace que Greg caiga de nuevo en sus manos, quien desconoce su nueva identidad.

Durante el resto de capítulos, todos los espectadores esperábamos la venganza de Tara. No os vamos a desvelar el final, aunque seguramente muchos de vosotros y vosotras ya lo conozcáis. Lo que sí os puedo asegurar es que es impactante.

¿Qué fue de los actores de la serie?

La protagonista principal era Rebecca Gilling y tras la serie siguió actuando. Su carrera, según diferentes medios, se estancó en el año 1993. Desde aquella no volvió a ponerse delante de las cámaras.

Greg, interpretado por James Reyne, dejó la actuación y se dedicó a tocar con su banda. Se llamaban Australian Crawl, tocaban rock y se disolvieron en el año 1986.

El doctor Dan Marshall continuó en el mundo de la actuación trabajando tanto en Australia como en el Reino Unido. A pesar de ello, este fue su único papel en el que tuvo cierto éxito en televisión.
Por su parte, Wendy Hugues, que interpretó a Jilly Stewart, siguió trabajando. Se convirtió en una de las caras más conocidas de la televisión australiana. Falleció en marzo de 2014.

Posiblemente no os acordéis o tengáis un vago recuerdo de lo que fue esta serie en televisión, pero estoy seguro que los más teleadictos recuerdan este buen producto que llegaba de nuestras antípodas allá por el año 83.







Última modificación 9 de enero de 2017