Madonna (VI parte) final

Prosigo con este especial dedicado a Madonna durante los años ochenta y con esta nueva entrega finalizaré lo que fue una de las épocas más populares de esta cantante y de la que estoy totalmente seguro que muchos de sus fans más acérrimos recordarán con mucho cariño.

Madonna pulverizó récords al vender 150.000 entradas para uno de los conciertos en una de sus giras en apenas 18 horas en el Wembley Stadium y en Nueva York, exactamente en el escenario del Madison Square Garden, tuvo el detalle de que todo lo que recaudó fue directamente para los fondos de la American Foundation for Aids Research (AMFAR), todo un detalle por su parte.

Madonna, la cantante elevada a diva por sus fans

Siempre en el candelero, Madonna tendría su primer enfrentamiento con el Vaticano y en especial con el Papa, quien “invitó” a sus admiradores a no asistir a los conciertos de la diva del pop y más tarde el Vaticano también expresó su disconformidad acerca de una estatua de 13 pies de la cantante que se erigía en la ciudad de Pacentro en Italia, donde sus padres habían vivido años atrás.

En 1989 llegaría otro de sus más famosos éxitos, su cuarto álbum de estudio titulado “Like a Prayer”; un trabajo que tuvo unas excepcionales críticas tanto por parte del público como de los medios de comunicación, que presentaban este trabajo como algo más reflexivo y personal por parte de la artista.

Madonna – “Like a prayer”

Madonna en el videoclip de “Like a Prayer”

Contaba con temas de corte pop romántico y dance como el “Cherish” o el “Express your self” y otros sencillos más emotivos como “Oh Father”, “Promise to try” y “Like a prayer” que daba nombre al LP, considerado como uno de los 50 mejores álbumes de la historia de la música moderna y un sencillo que también se encuentra entre las 100 mejores canciones.

Principalmente “Like a prayer” comenzó en el puesto número 11 de las listas de Estados Unidos pero pronto alcanzó el número uno de la exigente Billboard americana que contaba con nada menos que 200 posiciones. Fue disco de platino al mes de ser puesto a la venta y llegó a permanecer durante 77 semanas en la Billboard 200. Se llegaron a vender cinco millones de copias en Estados Unidos y cerca de 13 millones más en el resto del mundo.

Todo esto y muchas otras cosas que seguramente me habré dejado en el tintero, consolidan a Madonna como líder indiscutible femenino en la escena musical de los años ochenta.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *