Dragones y Mazmorras (1985)

Tú serás el bárbaro, tú el arquero, acróbata, mago y el caballero… Así les decía el Amo del Calabozo a un grupo de chicos compuesto por Hank, Shelly y su hermano Bobby y sus amigos Presto y Diana, los cuales hacía escasos minutos se habían subido a una atracción de feria llamada “Dragones y Mazmorras” (o «Calabozos y Dragones» en Sudamérica) Estos chicos habían sido trasladados a otra dimensión que les llevaría por un mundo de aventuras en busca de su vuelta a su propio mundo.

Desde aquel instante, los jóvenes protagonistas de la serie se verán obligados a luchar contra las fuerzas del mal en mil y una aventuras donde se encontrarán con infinidad de peligros bajo las órdenes del malvado Venger, el malo de la serie, quien intentará impedir por todos los medios que el grupo vuelva al lugar de donde proviene.

Corría 1985 y en los domingos de TVE irrumpía una serie de dibujos animados que cautivó a toda una generación. Un auténtico éxito que provocó un fenómeno fan que se vio recompensado con ingentes cantidades de merchandising, como cromos, tebeos e incluso la banda sonora de la serie en pequeños vinilos de 33 r.p.m

«El momento en el que los protagonistas entran en Dragones y Mazmorras»

En la producción de esta serie de animación Marvel Production y la productora TRS tomaron la idea de un juego de rol que llevaba el mismo nombre y que desde 1974 se estaba comercializando con bastante éxito. Ambas empresas decidieron contratar a Toei Animation, una experimentada compañía japonesa, que años después produciría éxitos como Mazinger Z o Caballeros del Zodiaco entre otras.

Una gran parte del éxito de la serie recaía sobre el grupo protagonista con los que muchos de los jovencitos de aquella época nos sentíamos identificados, permitiéndonos jugar con nuestra imaginación tal como si nosotros estuviésemos en aquel misterioso mundo.

La persona, o mejor dicho, el personaje que guiaba al joven grupo era el Amo del Calabozo, un poderoso mago que dará increíbles poderes mágicos y será quien se encargue de que corran peripecias inimaginables en busca de su vuelta a casa.

El grupo estaba formado por Hank el arquero, quien ejercía el rol de líder. Siendo el mayor, era la combinación de inteligencia y fuerza y su lema era “la unión hace la fuerza”, Shelly, la bruja, estaba enamorada de Erik y siempre está de acuerdo en lo que éste diga. Bobby es el bárbaro, es el hermano de Shelly y el más fuerte del grupo, lo que lo convierte en un bravucón; Uni es su mejor amigo, un pequeño unicornio que se encuentran al principio de sus aventuras y que pondrá un toque de humor.

Diana es la acróbata y con su pértiga mágica llegará a los lugares donde el resto del grupo no puede, es muy risueña y siempre está dispuesta a ayudar en todo lo posible al grupo. Erik es el caballero, un personaje gruñón y testarudo pero con un gran corazón. Presto es el hechicero del grupo aunque de su gorro no siempre sale lo que el desea aunque quiere llegar a ser un gran mago en el mundo donde se encuentra. Y finalmente el Amo del Calabozo, el guía de los protagonistas, donde cada vez que se les aparece es sinónimo de una nueva aventura y otra posibilidad de hacer que éstos consigan ir de vuelta a su mundo.

Los personajes de la serie

Y en cuanto a curiosidades destaco que TVE adquirió en su momento los episodios doblados de Dragones y Mazmorras con doblaje al castellano de Sudamérica, esto duró en la primera y segunda temporada, mientras que los episodios de la tercera y cuarta se doblaron en España, causando un grandísimo contraste entre las voces de las dos primeras temporadas y estas.

La audiencia de la tercera temporada fue cayendo poco a poco en Estados Unidos hasta el punto en el que la serie se canceló, quedando sin finalizar la serie y el último capitulo que se hubiese titulado “Requiem” jamás llegó a producirse, dejando al público con la miel en los labios.

De esta triste forma concluía una de las series de animación más queridas de los ochenta y que gracias a la magia de Internet y a alguna que otra filtración, se rumorea que los 12 primeros minutos de ese “último” episodio que no vio la luz están en la red de redes, así que tocará navegar hasta llegar a buen puerto y satisfacer en mayor medida, lo que muchos llevarán años esperando a ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *