Break Dance en los ochenta

Regresamos de nuevo a los años ochenta como si este blog se tratase de una máquina del tiempo y vamos a revivir algo que hizo furor en todo el mundo a principios de nuestra década favorita, aunque sus orígenes vienen de algunos años atrás, estoy hablando del Break Dance.

Según cuentan los entendidos, los orígenes de este baile se remontan a 1969 donde James Brown (no podía ser otro) y su tema “Good foot” marcaron el nacimiento de este baile. En los años 70 y aprovechando la fiebre de las películas de ciencia ficción y de los robots, los que bailaban este estilo, conocidos como B-boys, Breakdancers o Breakers, comenzaron a incluir en sus bailes los toscos y mecánicos movimientos de los robots que se veían en la gran pantalla.

El Goodfoot de James Brown, el precursor del Break Dance

¿Quién no ha visto en alguna ocasión algún breaker bailando? Seguro que muchos de los que leéis este blog lo habéis hecho, pero… ¿cuánt@s de vosotr@s os habéis atrevido a practicarlo? Ahí la cosa cambia… Recuerdo que me quedaba deslumbrado con sus rápidos movimientos tanto de pie como en el suelo y lo practicaban en cualquier lugar, lo mismo en el colegio como en un parque o claro está, la habitación, nuestro pequeño reino en la casa donde vivíamos.

El Break Dance es un baile urbano que ha ido evolucionando poco a poco hasta convertirse en un baile conocido por todo el mundo pero practicado por unos pocos, dado que el nivel de dificultad que tiene en su ejecución es bastante alto y para ello hay que tener mucha elasticidad, fuerza y resistencia física.

Saltos acrobáticos, contorsiones capaces de provocar diversas luxaciones y giros de partes del cuerpo al ritmo de la música son algunos de los ingredientes de este estilo de baile. Un baile que sirvió como alternativa a la violencia en los barrios norteamericanos a principios de los ochenta donde los componentes de las bandas rivales competían por “sus territorios” mediante combates de baile que consistían en dos Breakers, uno frente al otro; uno bailando y el otro mirándole y viceversa, mientras el resto de la gente calificaba los movimientos de uno u otro con gritos y aplausos o abucheos en el peor de los casos.

El Break Dance es un baile que atrae a la gente por su plasticidad

Allá por la primera mitad de los ochenta, mientras estaban de moda las canciones de Alaska y las películas de Bud Spencer y Terence Hill, las emisoras de radio ya estaban poniendo lo que hoy en día es hip-hop y que programas de televisión se estaban haciendo eco de ese movimiento que arrasaba en toda Europa proveniente de la otra parte del charco.

Programas infantiles como Dabadabadá o para un público diferente como Un, dos, tres y Tocata claramente enfocado al público juvenil ya contaron con actuaciones de grupos de breakers nacionales, sobre todo Tocata, que incluso llegó a organizar un concurso a nivel estatal para ver quien era el mejor breaker o grupo breaker de España.

Hoy en día, como todo, ha evolucionado, pero prefiero quedarme con aquel recuerdo de un servidor intentando hacer aquellos movimientos imposibles que veía en la tele o en el patio de mi colegio, del que tan gratos recuerdos guardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *