25 enero 2015

La corona mágica (1989)

corona-magica1

Hace unos días, recordando las series de dibujos animados que tantas y tantas veces veía en TVE, me vino a la mente un flash un poco nebuloso sobre una donde aparecía un personaje que llevaba un monóculo, había una mala malísima y era en plan fantasía y ciencia ficción. Al final di con ella: La corona mágica. La serie fue creada por Juan Ramón Pina, quien también asumía el rol de director y guionista, fue producida en Estudios Filman, tuvo una temporada única de 26 episodios y el primero de ellos se emitió el 21 de octubre de 1989.

Esta fue una de las muchas series de animación que se hicieron en España, tiempo en el que se hicieron muy buenos productos, aunque también cosas horribles que no había por dónde cogerlas. En La corona mágica nos transportábamos todos los sábados después del Telediario a un mundo de fantasía lleno de aventuras.

Era el Sistema del Doble Sol, con un montón de planeta y lunas. En Brigabor, el tercero de los planetas, todos sus habitantes vivían en paz, junto al rey Brigal y el príncipe Zalk. Con ellos está Rahman, el mago del reino que tiene la misión de guardar la corona mágica, encargada de mantener la paz en el Sistema del Doble Sol.

Ese objeto era codiciado por una bruja llamada Idún, quien mediante el comandante de sus ejércitos, el visir Zohak, intentarían conquistar Brigabor y hacerse con la ansiada corona. El príncipe Zalk será quien se encargue de luchar contra esta bruja, para que la paz siga reinando en este mundo.

Quizá no fue de las series más conocidas pero seguro que si erais unos adictos a la televisión recordaréis aquella música tan tranquila pero pegadiza que tenía la serie o quizá a alguno de sus personajes más carismáticos.

16 enero 2015

Kill Switch, la leyenda del juego que nunca existió (1985)

Publicado en Videojuegos por | 0 Comentarios

killswitch1

Las leyendas urbanas juegan un papel muy importante en muchos aspectos de nuestra vida y los videojuegos han sido parte de muchos de nosotros durante nuestra época en los años ochenta, bien en los tradicionales salones recreativos o con los primeros ordenadores personales y videoconsolas.

Una de las leyendas que han rodeado al mundo de los videojuegos nos lleva a recordar Kill Switch, un título programado por una supuesta compañía rusa llamada Karyna Corporation allá por el año 1985 y que tuvo una distribución más bien escasa, tan solo unas 10.000 copias.

En este juego nos metíamos de lleno en una mina que tenía muchos fantasmas y el objetivo era salir de ella. Se podía elegir entre dos personajes: Portos, una chica que tenía unas dimensiones que iban cambiando cuando menos nos lo esperábamos y Ghast, un fantasma invisible, tanto que no se sabía en qué parte de la pantalla estaba, haciendo prácticamente imposible jugar.

Un juego raro pero nada extraño en comparación con lo que sucedía si moríamos o completábamos el juego. Mediante una secuencia de comandos se ejecutaba una orden que hacía que el juego se borrase por completo del dispositivo donde estaba instalado, no pudiendo ser instalado de nuevo y según se decía, contaba con una protección para que no pudiese ser copiado.

Incluso fueron más allá. Ryuichi Yamamoto, un empedernido gamer japonés, compró en el año 2005 una copia precintada de este juego por más de 700.000 dólares y prometió hacer una grabación y streaming de su juego. Se dice que lo subió, pero después de comenzar, rompió a llorar, supuestamente porque le habían matado. Como dejó de subir gameplays, los más conspiranóicos se dijo que había sido secuestrado o asesinado.

Todo esto suena muy turbio, quizá demasiado. Aunque mucha gente llegó a creerse toda esta historia que os he contado, finalmente salió a la luz el fraude. Todo había sido ideado por una escritora que pretendió promocionar su propia web. A pesar de ello muchas personas decidieron grabar sus propios gameplays (todos falsos obviamente) y muchas webs dieron por auténtica esta información.

10 enero 2015

Quantum Leap (1989-1993)

Quantum Leap

Aunque finalizó en el año 1993 sus inicios se remontan a marzo de 1989 y hoy en día está considerada como una serie de culto entre los más aficionados a la ciencia ficción y a la televisión. Su título original es Quantum Leap, aunque en España la conocimos como A través del tiempo y nuestros amigos de Hispanoamérica como El salto cuántico o Viajeros en el tiempo, una serie creada por otro de los grandes de las teleseries estadounidenses, Donald P. Bellisario.

He de decir que comencé a verla de nuevo hace poco y ha envejecido bastante bien y en cierta forma me recuerda a aquella serie de Tales from the Crypt donde se contaban diferentes historias en sus capítulos, aunque eso sí sin la socarrona moraleja de esta serie.

En A través del tiempo podemos revivir la historia de Samuel Beckett, interpretado por Scott Bakula, un investigador de los viajes en el tiempo, quien entra en una máquina diseñada por él mismo y traslada su mente a diferentes personas en el pasado. Para volver a su presente tendrá que ir resolviendo algunos problemas que se darán en diferentes momentos del tiempo de los últimos años y contará con la ayuda de Al Calavicci, un holograma del futuro interpretado por Dan Stockwell.

Además esta era otra serie que hacía cliffhanger, es decir, dejar con la miel en los labios al espectador al final de cada capítulo, manteniéndole enganchado con un pequeño avance de lo que van a ver.

No hay nada como disfrutar de un episodio, o más, de esta serie y seguro que la nostalgia aflorará en todos vosotros, donde recordaréis aquellos buenos momentos que nos hizo vivir cuando fue estrenada en España y que nos hará revivir las aventuras del doctor Becket en diferentes años de su vida. ¿A quién no le gustaría vivir una aventura como estas?

4 enero 2015

Norte y Sur (1985 – 1994)

norteysur1

Aunque ya hace cierto tiempo que Patrick Swayze ya no está con nosotros, su legado ha quedado en forma de películas pero también series de televisión, y es de eso de lo que vamos a hablar hoy en esta entrada, de la serie que lo lanzó al estrellato y lo convirtió en el galán más afamado del momento. La serie era Norte y Sur.

Fue tal la fama de esta serie que son millones de personas las que aún siguen recordándola y puede presumir de ser la séptima más vista de la historia de la televisión en Estados Unidos, algo que no lo consiguen nada más que unas pocas.

Además de ese honor, esta serie destacaba por su excelentísima ambientación y vestuario, algo que le valió diferentes premios y reconocimientos del público y la prensa especializada.

En esta serie se seguían dos historias paralelas principales, aunque había muchas otras, pero nos contaban la vida de Orry Main y George Hazard, quienes coinciden en la academia militar de West Point. A pesar de su compañerismo, ambos son de zonas diferentes del país y cuando estalla la Guerra de Secesión tienen que luchar uno contra otro.

No faltarán grandes mansiones de acaudaladas familias, sirvientes, esclavitud, amor, envidias y todos los ingredientes adaptados perfectamente para aquella época de Estados Unidos. Comenzó a emitirse en el año 1985 y continuó en pantalla hasta el año 1994, lo que permitió que millones de personas pudiesen disfrutar de esta estupenda serie ambientada en una época convulsa de los Estados Unidos, donde el amor y la guerra caminaban de la mano.

28 diciembre 2014

Hundir la flota, de MB (1982)

Hundir la flota

Estamos inmersos en plena temporada de Navidad y cuando muchos niños han recibido los regalos que les ha dejado Papá Noel y sus renos, muchos otros están esperando a que lleguen los Reyes Magos para ver si se han portado bien y les traen los regalos que han pedido.

Echando la vista atrás hoy he recordado un juego que me regalaron que era tan simple que seguramente ese era el secreto de su éxito, Hundir la flota. Se trataba de un juego que se jugaba con una hoja de una libreta cuadriculada y un bolígrafo cada jugador.

Consistía en el dibujo de un tablero de 64 cuadros de 8 x 8 donde se distribuían barcos de diferente tamaño (2, 3, 4 y uno de cinco espacios), tanto en horizontal como en vertical. Era por turnos y se lanzaban disparos diciendo el nombre de una cuadrícula, por ejemplo “A5” si allí había un barco se decía “tocado” y el jugador que disparaba continuaba haciéndolo hasta que hundiese el barco.

Cuando lo hundía, el jugador que perdía el barco decía “tocado y hundido” o simplemente “hundido”. Si se disparaba y no se acertaba, se decía “agua”. Todos los disparos debían ser anotados para no repetir el disparo y perder el turno. Ganaba quien acababa finalmente con los barcos de su enemigo.

Este juego tan exitoso en papel tuvo su versión como juego de mesa gracias a la juguetera MB. En la caja venían una especie de maletines, uno rojo y otro azul, con las cuadrículas hechas y unos agujeros en cada una de ellas.

Sobre estos agujeros se colocaban los barcos y también había pequeños pivotes de colores blancos para indicar el fallo del disparo o los rojos de los aciertos. Hubo una versión posterior donde se incluyeron sonidos, algo que lo hacía más interesante si cabe. ¿Recordáis este juego?

21 diciembre 2014

Los dioses deben estar locos (1980)

Publicado en Cine por | 0 Comentarios

dioses-locos1

En el año 1980 se estrenaba una película que poco o nada tenía que ver con lo que se había visto hasta entonces, una comedia irreverentemente absurda que dejó muy buenas críticas, tanto que hubo incluso hasta una secuela, su título era Los dioses deben estar locos.

Esta película nos llegaba directamente desde Sudáfrica, estaba dirigida por Jamie Uys y protagonizada por N!Xau, Marius Weyers, Sandra Prinsloo, Nic de Jager y Louw Verwey entre otros. Fue distribuida por la 20th Century Fox y seguro que más de uno de vosotros y vosotras se acordará de tan peculiar trama.

El piloto de una avioneta que sobrevuela una zona de África se bebe una Coca-Cola y tira la botella por la ventanilla. Le cae muy cerca a un bosquimano que considera que eso es un regalo de los dioses, pero no sabe lo que ha hecho al llevar esa botella al poblado, desencadenará las situaciones más extrañas que se puedan imaginar.

Es una película rara en algunos momentos pero en otros resulta verdaderamente hilarante, con un clásico toque de humor absurdo británico. El protagonista, un bosquimano de verdad, emprende una ruta para alejar la botella de su poblado y deshacerse de ella arrojándola por unas cataratas.

En esta película se desarrolla otra historia paralela además de la del protagonista; un biólogo de la zona intentará ligar con Kate, una profesora que le ha vuelto loco y no sabe qué hacer para conquistarla, a ello se le suma que es un auténtico patoso, provocando situaciones verdaderamente absurdas.

No es la mejor película de 1980, eso os lo aseguro,pero es de esa clase de peliculas que una vez comienzas a verla necesitas ir un poco más allá para saber cuál es el desenlace, algo que seguramente os ocurrirá cuando tengáis la oportunidad de verla, y cuando os hayáis dado cuenta habréis llegado al final y habréis pasado al menos un rato entretenido.

13 diciembre 2014

Subbuteo, el fútbol de los ochenta

subbuteo1

Dentro de muy poco tiempo entraremos en un momento ideal para pasar con la familia y para hacer y recibir regalos. Si nos remontamos unos cuantos años en el tiempo a la década de los años ochenta, podemos ir recordando cómo eran muchos de los regalos que queríamos que nos trajese bien Papá Noel o los Reyes Magos.

Uno de los juegos que se vendieron en aquella década aunque no con demasiado éxito, fue Subbuteo, un juego de fútbol de mesa que incluso tuvo varias asociaciones que jugaban sus propias ligas, aunque para los niños era una forma de vivir un buen momento emulando a sus ídolos de los equipos de fútbol de nuestro país o si se tenía la suerte, se podía adquirir algún equipo internacional.

Con este juego se recreaba un partido de fútbol con equipos de once jugadores con un terreno de juego ciertamente deslizable, donde los jugadores se movían con el mismo movimiento que con las chapas, lanzándolo con el dedo índice para que golpease al balón y marcar gol.

No era un juego nuevo dado que había sido inventado allá en el año 1929 bajo el nombre de New Footy hasta que en el año 1947 se cambia el nombre por Subbuteo. En la década de los años 60 fue mejorado notablemente y poco a poco hasta convertirse en lo que es hoy en día.

Fue tal su éxito, principalmente fuera de España, que se hicieron ligas nacionales e incluso campeonatos internacionales. Hoy posiblemente podamos encontrarlo en alguna juguetería pero seguro que no sería una de esas cosas que los niños desearían para que les regalasen.

Página 1 de 20912345...102030...Última »
subir »
    enero 2015
    L M X J V S D
    « dic    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031