Las videoconsolas de Atari en los ochenta

Si anteriormente hablamos de la Master System y de la Nintendo Entertainment System (NES) hoy vamos a remontarnos un poco más atrás en el tiempo y vamos a conocer la Atari 2600, el padre (o la madre) de los sistemas modernos de videojuegos. Pertenecía a la aún importante compañía Atari y logró vender más de 30 millones de consolas en todo el mundo y produjo cartuchos de juegos durante casi tres décadas, aunque hoy en día continúe haciéndolo pero ya en otro soporte.

Desde principios de los ochenta, el mueble donde teníamos el televisor ya podría gozar de un nuevo compañero que nos prometía horas de diversión en familia o con nuestros mejores amigos.

Su instalación era tremendamente sencilla, solo había que conectarlo a la televisión con un adaptador especial y enchufarlo a la corriente eléctrica, posteriormente introducir el cartucho en la ranura especial para ello y darle al botón de encendido y ya con el joystick en la mano lo único que teníamos que hacer era divertirnos.

Aspecto de la Atari 2600

Al principio no había una gran variedad de juegos pero con el tiempo fueron apareciendo para el regocijo de quien podía permitirse pagar 5.000 pesetas (de las de aquella) a principios de los ochenta. Juegos como el Asteroids, Adventure, Pitfall o los conocidos Pac-Man o Space Invaders eran los más demandados por el público.

Aunque había salido antes de 1980, en este año aplastó literalmente a todos sus competidores con el Space Invaders, en el 81 volvió a arrasar en el mercado con la versión casera del Asteroids que tanto éxito tenía en las recreativas.

Ya en 1982, Atari lanza la 5200, un nuevo sistema más avanzado y realizaron una buena estrategia de marketing bajando en 100 dólares el modelo 2600. Ese mismo año volvieron a arrasar en el mercado con el Pac-Man y posteriormente con la versión de E.T El extraterrestre

La Atari 7800 mucho más estilizada y con más complementos

En el 84, muchos llegaron a decir que la industria del videojuego estaba muerta, dado que habían bajado todos los sistemas de entretenimiento y el precio de sus juegos. Pero Atari dio la vuelta a la tortilla una vez más con el lanzamiento de la nueva 7800 y lanzando nuevos juegos para la cada vez más obsoleta 2600.

Y aunque ya era bastante vieja la 2600 en el 85, aún se mantenía vendiendo por encima del millón de unidades en todo el mundo. Y para acabar (supongo) con todo el stock, se rediseña exteriormente y se vende por menos de 50 dólares en 1986 y finalmente entre 1987 y 1989 se venderían las últimas consolas de Atari, dejando paso a otras empresas que aún a día de hoy son líderes en este sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *