Una pandilla alucinante (1987)

Durante la década de los ochenta hubo una gran cantidad de películas destinadas al público infantil donde los protagonistas eran las típicas pandillas de chavaletes que vivían mil y una aventuras diferentes cuyo único objetivo era el de entretener a todo el mundo, especialmente a los más pequeños de la casa.

Hoy nos vamos al año 1987 para recordar una de estas películas: Una pandilla alucinante, un raro producto que a todas luces no tiene una gran trama argumental y donde se entremezclan un montón de géneros diferentes, haciendo de ésta, una película casi digna de tener en nuestra casa, sobre todo por lo diferente que es al resto del género infantil.

Todo comienza con una escena donde se ve al legendario Van Helsing combatiendo contra el mismísimo conde Drácula y a una chica que recita unas extrañas palabras que hacen que misteriosamente se abra un vórtice dimensional que absorbe a todos los que están en el castillo. Después de esto comienza como cualquier otra película americana de estudiantes de instituto.

Los protagonistas de esta original película

Hay un grupo de chicos de entre 12 y 14 años que se vuelven locos con todo lo relacionado con los monstruos, vampiros o el hombre lobo, con preguntas muy adolescentes y quienes se hacen llamar “La pandilla del monstruo”, la cual estaba formada por Sean, el líder, Horace, el típico chico gordito, Patrick, amigo de Sean y Rudy, el más macarra de todos dado que fuma y va en bici con una chaqueta de cuero.

Ahora comienza lo raro de la película… por casualidades de la vida, los padres de Sean le compran un diario que resulta ser el original del propio Van Helsing, pero Sean no puede leerlo porque está en alemán, aunque no tardará en encontrar a quien se lo traduzca.

Ya por otro lado se da otra casualidad de esas tan comunes (nótese la ironía), el ataúd del conde Drácula y una caja que en su interior contiene a Frankenstein van en un avión que aterriza en su ciudad, pero además ocurren otra serie de circunstancias que sería más factible que se alineasen todos los planetas que esto… en la comisaría de la ciudad hay un hombre que asegura ser un hombre lobo y además se celebra una exposición egipcia en un museo de la ciudad.

Y ya está todo el tinglado montado, adolescentes con hormonas revolucionadas, Drácula, Frankenstein, momias y hombres lobo. ¿Qué os parece esta película para un fin de semana?

1 respuesta

  1. Xole dice:

    Me encanta esta película 🙂 De pequeño no me cansaba de verla y era normal que la alquilasen mis padres cuando estaba enfermo para que me entretuviese.
    La mejor escena es sin lugar a dudas cuando están Sean, Horace y el hombre lobo…xDD!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *