Track & Field (1983)

Corría el año 1983 y el boom de los salones de máquinas recreativas estaba en pleno auge. Todos los jóvenes y los no tanto, frecuentaban estos locales que por “cinco duros” nos proporcionaban un ratito de entretenimiento. Y hoy vamos a recordar una recreativa que acabó con nuestros dedos de tanto darle al botón. ¿Recordáis el famoso Track & Field?

Así fue como se conoció en España, pero en otros países el juego de Konami aparecía como Hyper Olimpics, totalmente dedicado a las competiciones de un evento de atletismo.

La mecánica era sencilla, el juego carecía de palanca como muchos otros de la época y tenía un par de botones con el que controlaríamos a nuestro personaje. Esta clase de juegos en las que el jugador debía pulsar los botones de forma repetitiva es conocida como button bashing o más fácilmente como “machacadedos”

Esta primera versión de Track & Field contaba con nada más que seis pruebas, donde se encontraban los 100 metros lisos, salto de longitud, lanzamiento de jabalina, 110 metros vallas, lanzamiento de martillo y salto de altura y la mecánica era muy sencilla, para tomar velocidad debíamos pulsar rápida y repetidamente el botón para que el personaje fuera más rápido y en caso de que hubiera que efectuar algún salto o lanzar algo, se usaba el otro botón y se dejaba pulsado hasta conseguir el grado de inclinación deseado, donde el mejor siempre era unos 40 grados aproximadamente.

Prueba de los 100 metros lisos

Para ir avanzando, el jugador debía superar una marca que determinaría la máquina y así podríamos pasar a la siguiente prueba y si no lo lográbamos quedaríamos eliminados y perderemos la partida. El jugador que consiguiese acabar todas las pruebas, pasaría a una breve ceremonia de medallas y comenzaría una ronda nueva con las seis pruebas, pero con un nivel de dificultad superior.

En la máquina original podían participar hasta cuatro jugadores y en caso de jugar uno solo, la propia máquina se encargaba de poner a competidores a los que denominaría como CPU, los cuales nos pondrían difícil ganar las diferentes pruebas.

Solo de pensar la cantidad de monedas que me gasté en esta máquina… pero seguro que no fui el único ¿me equivoco?

1 respuesta

  1. jexs71 dice:

    Cuantas partidas!!!!

    Aunque el salto de altura nunca acabo de dárseme bien ;-D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *