Tino Casal (II)

Comienzo la segunda parte de este post dedicado a Tino Casal donde en 1983 se afianza con su segundo álbum titulado “Etiqueta negra”, disco que contiene los sencillos “Los pájaros” y “Embrujada” entre otros, siendo este último un tremendo éxito que le llevaría a ser número uno en las emisoras de radio españolas.

En 1984 y después de haber compuesto varios temas para otros artistas lanza el disco titulado “Hielo rojo”, que en un principio no logra tener el éxito esperado pero que gracias al sencillo “Pánico en el Edén” vuelve a arrasar en las listas de ventas tras haber sido elegido como sintonía de la Vuelta Ciclista a España de ese mismo año.

En 1985 durante una actuación en Valencia sufriría una caída tras la cual los médicos le recomendaron reposo para su pronta curación, a lo que Tino Casal se negó y continuó los conciertos que tenía programados. Pero aquella caída traería consecuencias casi fatales, dado que la parte superior del fémur se le había necrosado y la necrosis pudo llegar al hígado, lo que acarrearía la muerte si no se hubiese tratado.

Pasó un tiempo apartado del mundo de la música, sufriendo severos dolores y un largo tratamiento que se extendió hasta 1987, año en el que volvía de nuevo con lo que sería uno de sus mejores álbumes, “Lágrimas de cocodrilo”. En este disco se encontraba su mayor éxito, “Eloise”, una versión del mítico tema de Barry Ryan, rescatando del baúl de los recuerdos.

Portada del sencillo «Eloise»

Para la realización de este sencillo, Tino Casal se fue nada más y nada menos que a los estudios Abbey Road de Londres, donde grabaron muchos años atrás The Beatles. Para ello contó con la colaboración de la London Philarmonic Orchestra y la dirección de Andrew Powell, un importante arreglista musical que colaboraba con uno de los grandes de la música, Alan Parsons Project

Cuando presentó este sencillo en España, contó con la colaboración de Fabio McNamara y un duo llamado “Las Costus”, que actúan de falsos músicos dando un toque diferente a la puesta en escena con sus estrambóticos atuendos y peinados imposibles.

Su en 1990 lanzaría su último disco que sería “Histeria”, quizá el más flojo de toda su discografía, pero con temas tan curiosos como “Destino casual” o “Que digan misa” entre otros; y también mantenía su costumbre de incluir versiones en castellano, en este caso el popular tema de Roberta FlakKilling me softly” y el “Don’t you want me baby” de The Human League.

Posteriormente Tino Casal vuelve a recuperar su faceta de pintor mientras compagina su trabajo con la producción de nuevos talentos, labores que se verían truncadas el 22 de septiembre de 1991 cuando fallece en un accidente de coche en Madrid, estrellándose el Opel Corsa en el que viajaba contra una farola, siendo el único fallecido del trágico accidente.

Tino Casal – «Eloise»

Aspecto del coche en el que viajaba Tino Casal

Un año después se editó un LP postumo con todos su éxitos y en el 2000 la discográfica EMI-Chrysalis lanza el doble CD titulado “Casal vive”, disco donde se incluían cinco versiones remezcladas por los fantásticos Pumpin’ Dolls (a quienes tuve el placer de conocerles en persona y de compartir cabina con Juan Belmonte, uno de sus componentes)

Así fue la vida de este cantante, para muchos un adelantado a su época, para otros una persona extravagante y para unos pocos, un incomprendido. Actualmente hay una película-documental sobre su vida llamada “Me como el mundo” donde podemos conocer más cosas sobre este polifacético artista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *