Se ha escrito un crimen (1984-1994)

Vuelvo con las series de la “caja tonta” de los años ochenta y hoy vamos a recordar una serie entrañable, al igual que su protagonista, una señores que se dedicaba a escribir novelas de misterio y en su tiempo libre se dedicaba a resolver casos reales. Seguro que ya sabéis de quien estoy hablando, de Jessica Fletcher en “Se ha escrito un crimen” (o «La reportera del crimen» como se llamó en Latinoamérica)

Su primera aparición en televisión fue a mediados de los 80, exactamente en 1984 y cuando Angela Lansbury, actriz que encarnaba a la sagaz escritora, comenzó en la serie, contaba con 59 años y en cierta forma guardaba ciertas similitudes con Miss Marple y con Agatha Christie (vivía en un pequeño pueblo, era una señora de edad y escritora de novelas de misterio)

Angela Lansbury encarna a Jessica Fletcher

Además de ella, uno de los protagonistas habituales en las primeras temporadas de la serie era el Sheriff Amos Tupper, tras el cual llegó otro jefe de la ley llamado Mort Metzger, un poco más joven que su antecesor. Todos ellos vivían en un pequeño pueblo llamado Cabot Cove y en las primeras temporadas, una serie de robos, estafas y asesinatos, fueron los principales casos, pero en un pueblo tan pequeño, que hubiera tantos asesinatos no podía ser normal y mucho menos creíble para el público, por lo tanto los guionistas dieron una vuelta de rosca y además de los viajes de placer, negocios e invitaciones que la escritora recibía, a partir de 1991 hicieron que Jessica impartiese clase sobre literatura en Nueva York, donde pudo investigar más crímenes.

Todos los capítulos contaban con una estructura parecida. Donde ella estaba siempre había un asesinato o alguna desgracia menor y a partir de unas pistas y de preguntar aquí y allá comenzaba a atar cabos y en la mayoría de capítulos, al final siempre daba con el infractor (en algunos casos había que esperar más porque el capítulo era doble)

Una de las escenas de la serie

Todos los capítulos contaban con una estructura parecida. Donde ella estaba siempre había un asesinato o alguna desgracia menor y a partir de unas pistas y de preguntar aquí y allá comenzaba a atar cabos y en la mayoría de capítulos, al final siempre daba con el infractor (en algunos casos había que esperar más porque el capítulo era doble)

Algo característico de la serie era que al final de cada capítulo, el malhechor siempre acababa derrumbándose tras la explicación de Jessica sobre como había perpetrado el delito, dejando en ridículo a la policía y consiguiendo que el asesino o ladrón confesasen su autoría.

Angela Lansbury consiguió doce nominaciones consecutivas a los prestigiosos Premios Emmy gracias a esta serie que si no me equivoco llegó a 12 temporadas y que seguro que más de alguno de nuestros lectores ha visto en alguna ocasión ¿Me equivoco?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *