Reciclaje de ropa, tendencia ochentera con mucha vida

Una de las cosas que solíamos hacer en los ochenta era el reciclaje de la ropa. Bueno, nosotros no, nuestras madres o abuelas. ¿Quién no tuvo unas rodilleras en sus pantalones vaqueros o de pana tras haberlos roto? ¿Cuántas veces hemos visto a nuestra madre zurciendo calcetines? Reciclar un jersey viejo era algo muy común en aquellos años. Hoy en día es una tendencia que también se hace mucho hoy en día.

Reciclar y cuztomizar ropa, la tendencia más actual

Actualmente, customizar ropa o reciclarla está a la orden del día. Por ello, nunca está de más conocer algunas de las tendencias actuales. De esta forma podremos aprovechar al máximo esas prendas que ya no utilizamos, como por ejemplo un jersey.

Cuando se recicla un jersey, independientemente del tejido en el que esté confeccionado, hay que prepararlo bien. Debemos evitar que se deshilache. Por ello, cuando se corte, hay que dar unas cuantas pasadas en zigzag con la máquina de coser. De esta forma, conseguiremos mantener los hilos en su estado original y no estropear nuestro DiY.

Convierte un jersey viejo en unos calcetines para botas

Cuando se tiene un jersey viejo, podemos preparar algo tan interesante como unos calcetines para utilizar con las botas. Especialmente las que tienen caña estrecha. Para ello necesitaremos un jersey que no pongamos, volantes de encaje, botones, aguja e hilo.

Lo primero que debemos hacer  es cortar las mangas del jersey. Hay que hacerlo uno o dos centímetros antes de la costura de las mangas con el cuerpo. El corte debe hacerse recto de punto a punto, sin seguir la línea de la costura. Hay que tener cuidado con el corte para conseguir que ambas mangas tengan las mismas medidas.

Daremos la vuelta a las mangas y haremos un pequeño dobladillo en el lado que hemos cortado, de aproximadamente un centímetro. Coseremos bien para evitar que se deshilache y hacer se quede bien firme.

Para ello podemos hacerlo con la aguja y el hilo pero si se tiene máquina de coser, será mucho más fácil. Eso sí, hay que tener cuidado para que todo quede bien nivelado. Cuando se haya cosido el dobladillo, se coserá el volante o la pieza de encaje. Debe hacerse de forma que el encaje quede varios centímetros por fuera.

Una vez cosido y bien fijado, hay que darle la vuelta a cada manga (o calcetín, según se mire) Ahora, el siguiente paso es coser un par de botones en un lateral de los calcetines. Lo que se intenta con este reciclaje es que los calcetines salgan un poco  por fuera de la bota. Se debe ver parte del calcetín con los botones y el encaje para dar mucho estilo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *