Punky Brewster (1985-1989)

Volvemos a las series de los años ochenta y en esta ocasión vamos a recordar una de las series infantiles que gustaba a personas de todas las edades y donde destacaban sus moralejas, algo que se solía llevar bastante en las series de mediados de los ochenta donde reflejaban o buscaban los valores de la amistad, de la educación, etc, pero siempre desde el punto de vista rebelde y revoltoso de los niños.

La serie que vamos a recordar hoy se titulaba “Punky Brewster” y se emitió entre 1985 y 1989, cosechando un grandísimo éxito no solo en Estados Unidos, su país de origen, sino que en todos los países donde se emitieron las andanzas de esta pequeña.

Punky Brewster era una adorable niña de siete años a la que su madre abandona en Chicago. Acompañada de su perro Brandon, Punky se cobija en un apartamento vacío que encuentra hasta que es sorprendida por Henry, el anciano administrador del edificio. Este hombre acostumbrado a vivir solo y conmovido por sus sentimientos decide acogerla en su hogar y tratarla como parte de la familia que no tenía, aquí comenzarían las disparatadas historias protagonizadas por esta pareja tan poco común.

Soleil Moon Frye en el papel de Punky Brewster

Soleil Moon Frye era la actriz que daba vida a Punky Brewster; se convirtió en todo un ídolo para el público infantil y su éxito se vio ampliado por más tiempo, porque en un principio la serie sólo iba a constar de una temporada, pero dada la gran aceptación del público se fue ampliando hasta llegar a cuatro temporadas hasta 1989, año en el que finalmente se cancela ante la falta de ideas y quizá porque a veces es mejor retirarse estando en la cresta de la ola y dejando un buen recuerdo que subir como una montaña rusa a lo más alto y cuando las ideas comienzan a flaquear comenzar a bajar vertiginosamente para finalmente quedar relegados al olvido.

Seguro que muchos de los que leéis este blog guardáis con cariño buenos recuerdos de esta serie entrañable que como todas las de los años ochenta, TVE nos traía a nuestras casas mientras merendábamos solos o con nuestros amigos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *