Madonna (I parte)

Con este comenzaré una serie de post dedicados a una persona que ha sido tremendamente influyente en el mundo de la música en los años ochenta, también lo fue en los noventa y actualmente también lo sigue siendo, pero nosotros vamos a centrarnos en todo lo que rodea a nuestra década favorita. Hoy vamos a conocer un poco más sobre Madonna.

Comenzaré por su infancia, la cual estuvo marcada por la trágica muerte de su madre a causa de un cáncer de mama. Al fallecer ésta su padre mantuvo una relación con su niñera hasta que se casaron, algo que enfadó mucho a Madonna porque se lo tomó como una traición y desde aquello su relación nunca ha vuelto a ser la misma.

Poco tiempo después de la muerte de su madre

Aún con una relación paternal bastante fría, su padre quería que todos sus hijos tomasen clases de música, pero Madonna tras haber estado varios meses en de clases de piano, convenció a su padre para que le dejase tomar clases de ballet, una vocación que pronto descubrirían que no era un mero capricho.

Pasado el tiempo asistió a la escuela superior Rochester Adam High School, donde destaco por ser una estupenda estudiante así como excelente deportista y también miembro del grupo de animadoras. Todo este trabajo se vería recompensado cuando recibe una beca de baile de la Universidad de Michigan, a lo que no pudo negarse.

Allí conoció al maestro de ballet Christopher Flynn, quien además de darle clases de baile, enseñó a Madonna las primeras discotecas gays. Gracias al trabajo duro de Madonna, a su innata pasión por el baile y al apoyo de Flynn, logró terminar la Universidad en tan sólo dos años, tras los cuales se fue a Nueva York para centrarse en su carrera profesional como bailarina.

Una jovencísima Madonna ya en Nueva York

Pero todo no iba a ser tan fácil; durante los primeros años Madonna pasó por serios problemas económicos y llegó a pasar hambre, a excepción de cuando algún amigo o amante le permitía vivir unos días a su lado. Asimismo también trabajó en diferentes lugares con sueldos pésimos, pero era tal su empeño de ser bailarina y triunfar que podía pasar por cualquier cosa, o al menos eso creía.

Harta de sueldos absurdos y de pasar hambre, aceptó trabajar posando como modelo nudista para diferentes fotógrafos. En ese tiempo fue violada por un desconocido y después del mal trago el cielo se abrió para ella y encontró varios trabajos de bailarina que le dieron cierto renombre a nivel local, pero eran lo suficientemente buenos para ella y mientras seguía trabajando Madonna continuaba mejorando poco a poco en el mundo del baile.

De momento llegamos hasta aquí con un breve repaso a sus orígenes y a todo lo que luchó por su sueño. En los siguientes post, iremos conociendo como fue evolucionando y se fue convirtiendo en lo que es hoy en día, la “reina del pop”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *