Los rotuladores Carioca

¿Qué recordáis de vuestro paso por la E.G.B? Seguro que muchos de vosotros diréis que los compañeros, las bromas, el primer beso, los castigos de los profesores, vuestro primer sobresaliente o vuestro primer suspenso en la vida de estudiante. En fin, son tantos y tantos recuerdos que esta entrada podía ser interminable.

Pero tengo la completa seguridad que os acordáis de vuestro plumier o estuche, de las cerbatanas que hacíamos con los bolígrafos Bic, las gomas de borrar Milán y de toda aquella retahíla de lápices, ceras y demás utensilios con los que dar color a las láminas de la asignatura de plástica o dibujo.

Lapiceros Alpino para los “pros”, ceras Plastidecor para todo el mundo y rotuladores Carioca para subrayar, marcar o incluso colorear, eran el elemento más híbrido a la hora de poner el toque de color a cualquiera de nuestras libretas e incluso a la mesa de nuestro compañero o compañera.

La caja original de rotuladores Carioca

Estaba la cajita de seis unidades, con lo justo para sacarte de un apuro, o los más afortunados tenían la supercaja de 36 colores de lo más variopinto, seguro que muchos de ellos no los llego a usar nadie en su vida, nada más que para probar a ver qué tal quedaban en un dibujo o cosas así.

Más de uno y de una pataleó hasta la saciedad hasta conseguir esta codiciada caja, que se solía ver con frecuencia en los inicios del curso porque a finales ya solo quedaban esos colores que nadie quería como el color carne o el gris. Había muchos otros que eran muy conservadores y aún los mantenían del año anterior o heredados de sus hermanos o hermanas mayores.

¿Vosotros también tuvisteis los rotuladores Carioca?

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *