Los restos del día (1989)

Los restos del día fue una novela escrita por Kazuo Ishiguro y editada en el año 1989, obteniendo una estupenda crítica por parte de los medios especializados y obviamente, también por parte del público. Tanto, que tuvo su propia versión cinematográfica en el 93 de la mano del director James Ivory, la cual fue titulada Lo que queda de día.

En esta novela John Farraday, un rico Mister británico de origen estadounidense, se dispone a viajar a los Estados Unidos y antes de irse le recomienda a Stevens, su mayordomo, que durante su ausencia podía tomar su querido automóvil Ford y pasar unos días fuera en lugar de quedarse encerrado dentro de la fastuosa mansión de Darlington Hall.

La servidumbre estaba compuesta por cuatro personas, algo que era muy poco dado que había mucho trabajo y ante esa situación Stevens decide ir a visitar a miss Kenton, quien podría volver a la mansión donde anteriormente trabajó como ama de llaves antes de casarse y que actualmente vive separada.

En su viaje se nos va relatando con todo lujo de detalles la belleza del paisaje inglés mientras Stevens va pensando sobre su vida, recordando a su padre, quien también fuera mayordomo y también se acuerda de miss Kenton cuando trabajaba en Darlington Hall.

Aspecto de la edición en español

Finalmente y tras varias jornadas de viaje y alguna peripecia que otra, Stevens llega a la ciudad donde vive la miss Kenton, ahora llamada mistress Benn. Tras reunirse con ella y charlar de un poco de todo descubre que ha vuelto con su marido y que no tiene intención de volver a trabajar como ama de llaves.

Pero en su charla descubre que ella, tras confesárselo, estuvo enamorada en secreto de él y que se llegó a casar con mister Benn para fastidiarle, aunque al final y con el paso del tiempo comenzó a quererle y a verle de otra manera, lo que deja perplejo a Stevens. Ahora con el paso del tiempo, la hija de ambos está a punto de ser madre y con esto, acaba el viaje de ida de Stevens, pero la cosa no acabaría ahí.

Y como se decía en Un, Dos, Tres, (programa del que hablaré en breve), hasta aquí puedo hablar, porque lo mejor de todo es que no os estropee el final, sino que viváis la historia por vosotros mismos, tanto de este como de otros libros.

¿Alguno lo leyó o vio al menos la película?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *