Los Nikis (1980) 2ª parte – final

Seguimos con Los Nikis en este segundo y último post dedicado a ellos y continuamos donde lo habíamos dejado, en el año 1985, donde publicaron con otra discográfica de las más importantes, DRO. Con ellos lanzaron otro nuevo EP de cuatro canciones donde se encontraban temas como “Mi chica se ha ido a Katmandú” y “Olaf el Vikingo”.

Un año después, la misma discográfica, editaba el primer álbum de la banda titulado “Marines a pleno sol”, donde aparecían canciones propias como la simpática “El Imperio Contraataca”, “La naranja no es mecánica” o “Diez años en Sing-Sing” además de dos covers de artistas internacionales “La puerta verde” y “La canción de la suciedad”.

Fotografía promocional del grupo

Con “El Imperio Contraataca” alcanzaron su momento de más popularidad, justo a mediados de los ochenta, donde no hacían más que sonar y sonar en los locales de moda y llegaron a vender más de 50.000 copias, convirtiéndose en el disco más vendido de esta banda madrileña.

En 1987 vuelven a publicar otro trabajo, en este caso un mini-LP de ocho canciones titulado “Submarines a pleno sol” que incluía temas como “Bandido”, versionando el tema de Miguel Bosé, “Yo soy tu sombra” y “Brutus” con la que volvieron a aparecer incesantemente en los medios de comunicación.

Portada de su último disco «La hormigonera asesina»

En 1989 lanzan otro nuevo disco, su disco de despedida, titulado “La hormigonera asesina” donde destacó sobre todo otro de sus temas más conocidos “Por el interés te quiero Andrés”. También estaban incluidas en este trabajo temas como la versión de “Agradecido” de Rosendo, “Voy a Benidorm” (parodiando el “Born to be alive” del francés Patrick Hernandez) y “No vuelvo a ir a Benidorm”.

Después de realizar unos cuantos conciertos de presentación de este disco, Los Nikis decidieron separarse y alejarse del panorama musical en un concierto en la mítica sala Chinatown allá por diciembre de 1989, en un momento en el que toda la música estaba cambiando radicalmente de estilo y la movida madrileña hacía tiempo que había desaparecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *