Las videocámaras: como eran antes y como son ahora

Super 8 una de las videocámaras que tuvimos en los 80

En anteriores artículos os hablamos de cómo el VHS revolucionó el entretenimiento doméstico. ¿Quién no se acuerda de haber ido al videoclub a alquilar alguna novedad? Aquello ha ido evolucionando hasta  las tecnologías que conocemos hoy en día, como el Blu-Ray, por ejemplo. Pero… ¿os acordáis de las videocámaras? Visitando la web de www.technogadget.com nos hemos encontrado con una infografía donde hablan de la evolución de las cámaras.

La primera de las videocámaras costaba 50.000 dólares

Como podéis ver en la infografía, las videocámaras dieron sus primeros pasos en el año 1956. Fue el mismo año en el que llegó la televisión a España. Se trataba de una cámara fabricada por Ampex Company y costaba 50.000 dólares. Esto hizo que no tuviera demasiado éxito entre los consumidores.

Seguro que en muchas películas habréis visto a personas con sus cámaras de vídeo. Muchas de ellas, sobre todo de la década de los 60, 70 y 80 con una batería externa. La cámara estaba conectada a la batería por cables, haciendo el sistema bastante engorroso. La batería estaba en una bolsa de tipo bandolera que se ponía en el hombro. Mas difícil de llevar si se conectaba un micrófono y una antorcha, por supuesto, también con cable.

En 1965 se lanzó la Super 8, con un gran éxito gracias a su gran versatilidad. ¿Os acordáis de aquellas cámaras que parecían una pistola?

Aunque como podéis ver en la infografía, hasta la llegada de los ochenta se lanzaron diferentes videocámaras. No fue hasta la llegada de los años ochenta cuando se comenzaron a popularizar.

Años 80, la revolución de las videocámaras

En los ochenta, aún se seguían utilizando videocámaras de tipo U-Matic. Eran incómodas y su cinta era bastante grande. Compartirían  momento con las cámaras de formato VHS y Betamax, dos incipientes formatos aparecidos poco antes de los ochenta. En este caso, sucedió lo mismo que con los vídeos. El Betamax de Sony tenía mucha más calidad  y Philips lanzó el Vídeo 2000, pero finalmente el VHS se impuso.

Era muy común ver videocámaras con una cinta VHS como las que todos conocemos. No eran cámaras precisamente pequeñas pero eran lo que más se llevaba. Los resultados eran bastante buenos, si no tenemos en cuenta la calidad de hoy en día.

Seguro que en más de una ocasión habréis visto a algún familiar o amigo grabando una boda o una comunión. Además, una ventaja era que se podía grabar de cinta a cinta en VHS con dos vídeos. Esto, unido a los precios de las cámaras y a la gran cantidad de modelos existentes, hizo que tuvieran un gran éxito en aquellos años.

Aquellas cámaras han quedado en el olvido, fruto de una década analógica que no tiene cabida en la actual. Tras ellas llegaron la LD, VCD, DVD, Blu-Ray, MP4 y las digitales, hoy en día encabezadas por los smartphones que todos conocemos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *