Lancia Delta (1980)

¿Cual es el coche deportivo de los ochenta que más os gustaba? ¿Quizá alguna marca alemana? ¿Española? ¿Italiana quizá? Personalmente a mi uno de los coches que más me gustaban en los ochenta provenía de Italia, de una marca que aunque hoy en día no es de las más punteras en Europa, por aquel entonces era uno de los pesos pesados de la industria automovilística en el viejo continente.

El Lancia Delta, un modelo presentado a bombo y platillo en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1979 y comenzó a ser comercializado en 1980. En sus inicios no estaba concebido para ser lo que realmente fue, en un principio se buscó una alternativa al Fiat Fulvia (modelo sólo comercializado en Italia) y que siguiera en la misma línea de coche utilitario pero con ciertas prestaciones más que otros de su clase.

El primer modelo de 1980

Inicialmente montaba motores de 1.300cc con caja de cambios de cuatro marchas o ya un modelo más avanzado fue el de 1.500cc con caja de cinco velocidades, presentado en 1980 y nombrado como coche del año, gracias a su innovación en cuanto a diseño y prestaciones.

En 1982 se introdujo un nuevo acabado denominado LX y ya contaba con la opción de caja de cambios semiautomática y poco tiempo después se lanzó al mercado la versión 1.600 GT con motor de doble árbol de levas y 1.585cc que rendía una potencia de 105 caballos y freno de disco en las cuatro ruedas, una verdadera bestia del asfalto, aunque un año después el Delta evolucionó con turboalimentación y carburador de doble cuerpo que dotaban a este coche con nada menos que 130 caballos de potencia.

Así duró hasta 1986, año en el que fue remodelado y la alimentación pasó a ser por inyección y cambiando el nombre del modelo por GTie que daba 109 caballos, después apareció en el mercado el HF Turbo con 140 caballos y a finales del mismo año el HF4WD con 165 caballos y tracción total.

Lancia Delta Integrale de 1989

Con esta fantástica motorización, Lancia entró en 1987 en el Mundial de Rallyes y ganó el título ese mismo año, en 1988, 1989, 1990, 1991 y 1992. Y a medida que iban ganándose títulos el coche seguía evolucionando, primero con el Integrale y después con el Evoluzione. El primero apareció en 1988 con motor de 8 válvulas y 185 caballos y en 1989 aparecería en escena el 16 válvulas con nuevo turbo y 196 caballos.

En definitiva, fue un coche que marcó una época, tanto en los utilitarios de gama media, en sus diferentes evoluciones y obviamente en los campeonatos de rally en todos los que participó, llevando a este modelo a ser uno de los mejores del mundo durante varios años seguidos.

You may also like...

1 Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *