La tragedia del vuelo 165 de Saudia (1980)

vuelo-165-saudia

Hoy queremos recordar con todos vosotros algo que nunca nos gusta hacer, una catástrofe donde hubo que lamentar vidas humanas, pero que forma parte de la década de los años 80. Hablamos de la catástrofe del vuelo 165 de Saudia, considerada como una de las catástrofes aéreas con más pérdidas humanas por detrás de las 584 víctimas del aeropuerto de Los Rodeos en Tenerife.

El vuelo 165 de Saudia estaba programado entre las ciudades de Karachi y Jeddah para el 19 de agosto de 1980. La primera parte del vuelo fue desde Karachi hasta Riad, desarrollándose con total normalidad y a las 18:08 el vuelo recibe autorización para despegar hacia Jeddah. Apenas 6 minutos después de despegar suena una alarma en la cabina avisando de un incendio en la bodega de carga. Se pudieron en marcha los protocolos de seguridad pero no se avisó a la torre de control de Riad.

Para verificar el incendio uno de los ingenieros de vuelo fue hasta la bodega para comprobar que había algo anormal. Después de su revisión llega a la cabina avisando al piloto que sí, que hay un incendio. En ese momento se avisa a la torre de control cuando ya habían pasado más de 5 minutos desde que sonase la primera alarma.

Reciben la autorización para volver al aeropuerto pero debido al incendio se pierde el control del motor 2, quedando inoperativo, pero posteriormente se apagaría durante la aproximación al aeropuerto.

Con los dos motores que quedaban, la tripulación consiguió el aterrizaje. Con el avión por fin en tierra y detenido, todas las unidades de rescate estaban dispuestas a  intervenir para rescatar a los pasajeros pero la orden de evacuación no llegaba desde la cabina porque los motores continuaban encendidos y no era posible apagarlos.

El capitán quería que el proceso de salda se hiciese con los motores completamente apagados, aunque finalmente se dio la autorización para el rescate, pero lo peor estaría por venir, las puertas no se podían abrir. Se avisó de la situación a los bomberos, quienes después de sus intentos por abrir las puertas, finalmente lo consiguieron, pero ya era tarde, los 287 pasajeros, 11 sobrecargos y 3 miembros de la tripulación habían fallecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *