La Abadía del Crimen (1987)

Si pensabais que lo habíais visto y leído todo acerca de “El nombre de la Rosa”, tanto en versión literaria como en la película, estáis equivocados. En España apareció un juego allá por 1987 que nos metía de nuevo en el papel de Guillermo de Occam, el equivalente a Fray Guillermo de Baskerville en el libro y la película.

Estoy hablando de La Abadía del Crimen, un videojuego realizado por Opera Soft, uno de los gigantes españoles de la industria de los videojuegos en la década de los ochenta. La intención era que se llamase igual que sus predecesores, pero Umberto Eco jamás respondió a las diferentes peticiones que se le hicieron y finalmente se decidió por dejar el título actual aunque la trama fuera prácticamente la misma.

En este juego, considerado como uno de los mejores de la época llamada edad de oro del soft español, deberíamos adoptar el rol de Guillermo de Occam, quien acompañado de Adso de Melk, debería resolver una serie de asesinatos que estaban teniendo lugar en una abadía benedictina.

Vista de una de las primeras versiones

El videojuego en sí se debe jugar en 7 días, en los que tendremos que hacer vida de monje, aunque en nuestros ratos libres podremos explorar toda la abadía y empaparnos bien del ambiente, los lugares y todo lo que nos pueda ayudar a resolver este misterio.

Pero ojo… siempre cumpliendo con todo deber como el de asistir a misa, ir al comedor cuando suene la campana y hacer todo lo que el Abad nos pida. Una de las reglas más severas es la de no salir de la celda durante la noche, aunque esto deberemos hacerlo a nuestro propio riesgo, porque es vital para avanzar en las investigaciones.

Si desobedecemos las órdenes del abad, nos hará bajar una barra conocida como Obsequium y si esta llega al mínimo, ya bien sea por desobedecer sus órdenes, no respetar las reglas del monasterio, faltar a misa o a la comida o sobre todo ser pillado durante la noche, supondrán la expulsión de la abadía y será el final del juego.

El remake del 2008, con cambios sustanciales en los gráficos

Como curiosidad destaca una perla en la versión PC, donde si se hacía una mala copia del juego, los frailes en vez de cantar el “Ave María” en misa, sonaban unas voces diciendo: “piraaaataaa” “piraaaataaa

¿Os acordáis de este fantástico juego? Para aquellos que queráis rememorar las vivencias del fraile y su ayudante y también para los que no hayáis tenido la oportunidad de conocerlo, aquí tenéis el juego en su última revisión de 2008, tal como si fuera de un propio spectrum, pero más mejorado. ¡disfrutadlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *