Juegos educativos: Scatrón

Los juguetes siempre han formado parte de nuestra infancia y todos, el que más o el que menos, siempre ha tenido algo con lo que entretenerse cuando era un chiquitajo y con algunos años más. Bien podían ser juegos de tablero, de construcción o muñecos articulados como algunos de los que os hemos hablado aquí en anteriores ocasiones.

De los que no hemos hablado con demasiada frecuencia fue de los juegos educativos, aunque bien pensado los juegos de construcción ayudaban a mantener en forma nuestra mente pero bueno. Hoy vamos a recordar un juego que tuve la suerte de ver, pero no tocar, porque se lo habían regalado a mi hermano y como éste es el mayor… pues no podía poner ni un solo dedo encima.

Se trataba del Scatron, un juego educativo de electrónica que contenía un tablero donde podíamos construir diferentes circuitos gracias al completo set de resistencias, interruptores, potenciómetros, interruptores, cables, acopladores y un montón de palabras muy raras para mí por aquel entonces.

Interior de la caja del conocido Scatron

Para poder hacer diferentes cosas contaba con un completo manual de instrucciones que nos permitía (bueno, a mi hermano) construir cosas que de aquella nos parecían la tecnología punta del momento como por ejemplo un detector de metales o incluso un receptor de radio gracias a una barra de ferrita y un altavoz que incluía el set para poder escuchar la radio y sentirnos como auténticos inventores por un rato.

Recuerdo que años después comenzaron también a aparecer otros juegos de esta clase pero en plan química como el Quimicefa y otro de minerales que ya no recuerdo el nombre, pero tampoco me atraía demasiado, la verdad. ¿Vosotros tuvisteis algún juego de estos?

You may also like...

2 Responses

  1. Ñbrevu dice:

    El de minerales ¿no sería Mineranova o algo así? Aunque de éstos, educativos de Mediterráneo (todos acabados en -nova) había un montonazo. Según parece, la compañía ya desapareció :(.

  2. fossie dice:

    Yo fui uno de los afortunados en tener un Scatron y digo afortunado porque los niños de ahora no le han cogido el gusto a estas cosas pero era realmente entretenido. Una forma muy practica y divertida de conocer un poco de ciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *