Jonny Quest (1986)

Aunque tiene la friolera de casi cincuenta años, dado que en los 60 arrasó en Estados Unidos, la serie de animación de la que voy a hablar a continuación tuvo una secuela casi 23 años más tarde y en 1986 llegaba a España de la mano de Televisión Española.

Ahora seguro que muchos de los que leéis este blog y nacisteis mucho antes de los ochenta pensaréis… ¿qué serie habrá podido aguantar tanto tiempo en la memoria de la gente? La respuesta es “Jonny Quest”.

Pocos años antes de que esta serie de dibujos animados llegase a España, la genial e importante compañía Hanna-Barbera (quien ha tenido grandes éxitos en este campo con Los Picapiedra, Gorila Maguila, Don Gato y un montón de series más) decidía rescatar esta serie del baúl de los recuerdos, la serie que arrasó entre el público infantil en Norteamérica en los años 60.

Los protagonistas de la serie

Está considerada como una de las mejores series de aquella época y aunque en los 80 no tuvo tanta repercusión, seguramente porque había muchas más opciones que veinte años atrás, gozó de un moderado éxito en nuestro país y yo personalmente guardo un buen recuerdo de estos capítulos que tanto me entretenían mientras merendaba.

La serie narraba las aventuras de Jonny Quest y a su inseparable perro “Bandido” y su amigo hindú Hadji, quienes acompañaban al Doctor Quest (su padre) y al piloto Race Bannon en todas las aventuras que les llevaban por todos los lugares más recónditos del mundo.

Algunas escenas de “Jonny Quest”

El grupo de protagonistas siempre se enfrentaban a amenazas que bien parecía que hubieran salido de cualquier película de ciencia ficción de los años 50 o de películas más modernas de serie B (o Z) Fuese como fuese, siempre se las veían con monstruos radioactivos, gigantes, invasores extraterrestres o seres de una época perdida en el tiempo.

Y obviamente, gracias al ingenio, coraje y habilidad de los protagonistas, lograban salir de los apuros más difíciles o consiguieran resolver los problemas más complejos, aunque eso sí, nunca lo llegaron a tener fácil.

Qué tiempos aquellos…

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *