Erase una vez el espacio (1982)

Nos vamos a 1982 a presentar a muchos de los que no tuvieron la oportunidad de vivir en esta época una de las series de animación más aclamadas de principios de esta década. Los más fanáticos de la televisión y sobre todo los de los dibujos animados recordarán con cariño esta serie, quizá de las menos conocidas de las secuelas que tuvo, estoy hablando de “Erase una vez el espacio”.

Posteriormente tuvo cierta continuidad, pero con series que se diferenciaban claramente unas de otras pero que todas mantenían un denominador común, la enseñanza de las cosas a los más pequeños. Series como “Erase una vez el cuerpo humano”, “Erase una vez los inventores” o “Erase una vez las américas” entre otras muchas, explicaban a los más pequeños los entresijos del cuerpo humano, acerca de los inventos y los inventores o la historia de América. Todo ello contado de una manera muy sencilla y amena para que los niños aprendiesen mientras se divertían.

Cartel original de la serie

Y aunque hablaré de todas estas series más adelante, he decidido comenzar con esta, donde aquí no se aprendía prácticamente nada de historia sino que se criticaba la intolerancia, la ignorancia y la avaricia entre otras cosas, porque cuando se produjo esta serie, nadie pensó que iba a tener tanto éxito.

Erase una vez el espacio fue creada por la productora francesa Procidis allá por 1982 en colaboración con televisiones de Francia, Bélgica, Canadá, Italia, Japón, Noruega, Holanza, Suiza, Suecia y la omnipresente TVE española. Constaba de una temporada de 26 episodios de 30 minutos de duración aproximada.

La historia se desarrolla en el año 3023 de nuestra era, cuando los humanos han conseguido poder viajar por el espacio a grandes velocidades y colonizar planetas en varias galaxias además de los conocidos en la Vía Láctea.

Pedrito, Metro y Kira, tres de los protagonistas

La Confederación omega estaban representadas las once constelaciones más cercanas a la Vía Láctea donde todos buscaban la paz excepto el General Tiñoso de la constelación de Casiopea, que junto a Canijo, su pequeño cobarde lugarteniente, ansiaban tener más poder y durante toda la serie lo intentaron usando sus más sucias tretas.

Por parte de Omega, había un nutrido grupo de jóvenes como Pedrito, Kira y Pequeño Gordo, ayudados por Maestro, el hombre más sabio de Omega y por Metro, un androide creado a su imagen y semejanza. Todos ellos truncarían los intentos de Tiñoso de hacerse con más poder y desestabilizar la paz de la galaxia.

Tengo la gran suerte de tener esta serie entre mi colección de recuerdos de los ochenta y sinceramente, me encantaría que lo volvieran a poner por televisión y que los niños de ahora vieran lo que vimos los que fuimos peques en los 80. ¿Alguien más echa de menos esta serie?

3 Respuestas

  1. Lone Spirit dice:

    Erase una vez el hombre y el espacio marcaron mi infancia, junto a Mazinger y «Comando G». El resto de «érases…» que vinieron después serían muy educativos, pero eran una bazofia en cuanto a dibujo, argumento y animación…

  2. Hotel en Granada dice:

    Fue una serie fabulosa y sinceramente no entiendo por qué no la vuelve a emitir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *