El caso de El intermediario de Dios (1984)

Aunque hoy en día el tema de dimisión del Papa, el caso Vatileaks, las novelas sobre las intrigas en la curia y las películas relacionadas hacen que el Vaticano y todo lo que hay en su interior, incluida toda la jerarquía eclesiástica, estén de verdadera actualidad, hace unos cuantos años también habían escándalos relacionados, como el que vamos a recordar hoy con todos vosotros.

El conocido escritor norteamericano Antoni Gronowicz, escritor de un libro sobre el Papa Juan Pablo II titulado El intermediario de Dios, fue condenado en el año 1984 a pagar 500 dólares diarios (aproximadamente 85.000 pesetas de aquel año) hasta que no presente las fotografías y notas que le han servido para la redacción de este libro, algo que no ha sentó nada bien

La denuncia fue interpuesta por jerarquía vaticana, quien consideró que parte del contenido es completamente falso. El autor, de 71 años, hoy en día fallecido, afirmó que su obra sobre la vida de Juan Pablo II estaba basada en diferentes entrevistas con él, pero desde el Vaticano advirtieron que las entrevistas jamás llegaron a celebrarse.

Portada del libro y el Papa Juan Pablo II

Para evitar cualquier clase de perjuicio, cuatro meses después de haberse puesto a la venta este libro, el editor decidió retirarlo de la circulación y ha calificado a la obra domo de falsa y desastrosa, porque contenía citas que no eran auténticas.

El juez que llevó el caso no dio la orden de ingreso en prisión para el autor del libro debido a su precario estado de salud. Gronowicz falleció, llevándose su verdad a la tumba y nunca sabremos si realmente lo que aparecía en ese libro era verdad o no, o incluso no se sabe si podremos tener algún día ese libro, pero, personalmente, me gustaría tenerlo para ver todo lo que tanto molestó al Vaticano.

1 respuesta

  1. Raichely dice:

    A quién no le gustaría tener este ejemplar consigo?! Yo no sabía de su existencia… de hecho, en el 84 ni siquiera estaba viva… Espero ansiosamente el día en que alguien se atreva y publique -aunque no sea toda- la verdad que hay detrás de todo el tinglado del Vaticano…
    Soñar es gratis, no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *