Diez años sin Carlos Berlanga (III) final

Poco a poco Carlos fue cediendo la imagen a Alaska y se dedicó principalmente a la composición junto a su compañero Nacho. Su estupendo trabajo hizo que el éxito no tardase en llegar y Alaska y Dinarama se mantuvo como uno de los grupos punteros de España durante muchos años y donde hay que recordar discos como Canciones profanas, del año 1983 y Deseo Carnal, en 1984.

Pero no solamente fueron esos los discos en los que Carlos trabajó y se convirtió en un gran éxito. Años después llegaría el disco No es Pecado, donde se incluía el sencillo A quién le importa, tema exitoso donde los haya y que han versionado infinidad de artistas además de haberse convertido en todo un himno a la tolerancia.

Carlos en su época de Alaska y Dinarama

Pero Carlos era un alma inquieta que no podía estar demasiado tiempo en el mismo sitio y a pesar de que el éxito le acompañó durante mucho tiempo, decidió abandonar la formación a la que tanto había contribuido para iniciar su carrera en solitario.

Lanzó cuatro LPs y entre trabajo y trabajo hacía otra cosa que le apasionó durante toda su vida, la pintura, donde llegó a realizar un buen número de exposiciones. En 2001 publicó su último disco y un año después fallecería dejando un importante y extenso legado de nada menos que 185 canciones.

Así hemos recordado durante estas tres entradas al que pudo ser uno de los artistas españoles más importantes de los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *