Critters (1986)

Tras el éxito cosechado por los Gremlins en 1984, comenzaron a aparecer tanto en la pequeña como en la gran pantalla una verdadera cohorte de pequeños monstruitos con la intención de seguir la estela de la famosa película de Joe Dante y producida por Steven Spielberg entre otros.

Uno de los casos sobre lo que estoy hablando es Critters, un metraje de 1986 donde volvíamos a ver a pequeños bichos de otro planeta, pero en esta ocasión nada que ver con el aspecto tan cariñoso como el que tenía Gizmo, incluso en fealdad ganaban a los gremlins, e incluso en voracidad.

Todo comienza cuando llegan a la tierra ocho monstruitos de estos dispuestos a hacer de las suyas y de paso llevarse algo a la boca. Poco tiempo después de llegar se encuentran con la familia Brown, y deciden que ellos serán su comida y comienzan a preparar el plan para darse el gran festín.

Aspecto de los Critters

Pero con lo que no cuentan es con que a los ocho bichos espaciales les han seguido dos cazadores intergalácticos dispuestos atraparles y dejar que la historia de la humanidad siga su curso, pero los critters no se lo pondrían difícil y usarían todo lo que esté en sus manos para evitar ser capturados.

Cierto es que no tiene tanto humor como tuvieron los gremlins en su momento y aunque esta entrega no tuvo un éxito tan grande como el de sus primos galácticos, tuvo segunda y tercera parte (e incluso creo que llegó a haber una cuarta, siendo la segunda la más destacable de esta serie de películas.

¿Os acordáis de estos voraces visitantes espaciales? Una película clásica del VHS para ver cualquier tarde de sábado o domingo y recordar viejos momentos.

You may also like...

2 Responses

  1. locomosxca dice:

    Los recuerdo a estos bichos, la verdad es que estaban bien pero no eran mejores que los gremlins.

  2. s24 dice:

    Yo era de los Gremlins totalmente, igualmente creo que vi todas de los Critters, que daban mas cosilla, los Gremlins se podían vender merchandising, pero a ver quien vendia un Critter de esos con lo feos que eran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *