Circus Charlie (1984)

En 1984 la compañía Konami, en plena fiebre de los juegos para las máquinas recreativas lanzaba un simple pero adictivo juego llamado Circus Charlie donde tendríamos que dar vida a la estrella de circo Charlie el payaso y cumplir con los objetivos de las seis misiones con las que contaba este juego.

Pero no vayáis a pensar que era tarea sencilla, tendríamos que enfrentarnos al fuego a lomos de un león, esquivar monos en la cuerda floja, saltar en la cama elástica, caminar sobre pelotas sin perder el equilibrio e incluso hacer un salto desde el trapecio, obviamente cada prueba más difícil que la anterior.

Imagen de la primera pantalla del juego

El juego fue desarrollado por Konami en principio para las máquinas recreativas de Estados Unidos, pero debido a su gran éxito en 1986 llevó a las videoconsolas japonesas, estadounidenses y europeas como las populares MSX y NES.

Es un juego de plataformas de scroll horizontal de izquierda a derecha y donde tendríamos que usar toda nuestra habilidad para llegar al final de cada fase y así avanzar hasta el siguiente nivel para ir completando poco a poco todas las pantallas y ofrecer un buen espectáculo para el público.

La última pantalla del juego

En la primera pantalla apareceríamos a lomos de un león saltando sobre aros de fuego y jarrones ardiendo tratando de evitar abrasarnos vivos, tras ello tendríamos que caminar sobre la cuerda floja esquivando a los monos que vienen en sentido contrario al nuestro y en la tercera fase tendríamos que rebotar osbre la cama elástica evitando chocar contra malabaristas de cuchillos y hombres lanzafuego.

La cuarta fase nos llevaría al límite y tendremos que probar nuestros reflejos y resistencia saltando sobre pelotas de playa gigantes; la quinta nos montaría a caballo y tendríamos que esquivar todos los obstáculos que se nos cruzasen en el camino y la última fase sería el momento álgido del espectáculo donde tendremos que hacer acrobacias en el trapecio.

¿Te acuerdas de este juego?

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *