Baltimora (1985-1987)

Volvemos al mundo de la música donde en esta ocasión nos toca recordar a un cantante que pasó fugazmente por los principales escenarios de Europa y sonó en las radios más punteras de la época, estoy hablando de Baltimora.

Jimmy McShane, el solista del proyecto Baltimora, nació el 23 de mayo de 1957 en Irlanda del Norte. Provenía de una familia de clase trabadora y ante la falta de recursos para poder tener juguetes, su infancia la pasó en una calle cercana a una de las principales y más concurridas de su localidad jugando con los niños de su barrio mientras iba desarrollando poco a poco su potencial artístico.

Pero había un secreto que no podía ocultar más tiempo a su familia y un día les confesó su homosexualidad, algo que rechazaron totalmente y lo echaron de casa. Tuvo que buscarse la vida como pudo y aprovechándose de su talento para el baile y para la canción comenzó a dar pequeños conciertos hasta que poco a poco se fue haciendo conocido.

En 1985 comenzó a usar el nombre por el que se le conocería posteriormente en los escenarios, Baltimora. Ese mismo año grabó “Tarzan Boy” un single con ritmos electrónicos que llego a convertirse en número 3 de la exigente Billboard británica y tuvo la suerte de que la discográfica EMI se fijase en él y distribuyese su tema en Estados Unidos con el que conseguiría llegar al puesto número 13.

Portada del disco Tarzan Boy, su gran éxito

Aquel mismo año editó su primer disco titulado “Living in the background”, un disco que tuvo una buena aceptación y que le trajo a España a varios programas de televisión, de los que hablaré en otra ocasión, como “Tocata” o “A tope” entre otros.

Dos años tardó en sacar otro disco, en esta ocasión el nombre era “Survivor in love” que contenía algunos temas conocidos pero sin llegar a ser éxitos como el “Tarzan Boy” que le había dado la fama.
Desgraciadamente Jimmy McShane fallecía en 1995 a los 37 años a causa de diferentes complicaciones ocasionadas por el virus del SIDA. Con él desaparecía “Baltimora” que se fue igual que vino, sin hacer ruido y prácticamente en el olvido. Valga este post como humilde recuerdo para este cantante que tanto nos hizo bailar en la década de los ochenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *