Ayrton Senna, todo un campeón (II)

Su primer podio fue con la escudería Toleman en el Gran Premio de Mónaco de 1984 con una torrencial lluvia. Senna había salido desde la decimotercera plaza y finalmente consiguió la segunda posición tras otro de los grandes, Alain Prost, en una carrera que tan solo duró 31 vueltas a causa de la lluvia.

En 1985 Senna abandonaba Toleman y fichó por la escudería Lotus, donde consiguió seis victorias en los tres años que estuvo con esta mítica marca. Su primera victoria fue en Portugal, en el circuito de Estoril, también en una carrera marcada por la fuerte lluvia, algo que para él era relativamente ideal para correr dado que estaba acostumbrado a estas condiciones.

De hecho, como demostraría bastantes años más tarde, en el Gran Premio de Bélgica de 1992, demostró que era un verdadero crack al volante cuando estaba lloviendo; era capaz de correr en suelo mojado con neumáticos de seco como si no pasase nada.

Momento del fatídico accidente

Su primer susto serio lo tuvo en 1989 en Japón donde en la conocida curva Casio, Senna intentó adelantar a Alain Prost, pero con tan mala suerte que los dos monoplazas chocaron, provocando la retirada de Prost, pero Senna pudo continuar adelantando a Nanini y llegó el primero a meta aunque posteriormente el director de la carrera le descalificó por saltarse una chicane.

Pese a ello, Senna estaba ya completamente consolidado como un estupendo piloto, con mucho talento y carisma dentro de la pista además de mucha agresividad en la conducción, lo que contrastaba con su gran timidez fuera de los circuitos.

Y aunque ya se salga de la década de los ochenta, no puedo acabar estas dos entregas con su última carrera, la del Gran Premio de San Marino de 1994, donde a la altura de la curva de Tamburello, en la vuelta número 7, se estrellaba a más de 210Km/h, ocasionándole pérdida de masa encefálica y daños muy graves. Fue trasladado al hospital de Maggiore en Bolonia, donde permaneció en coma unas horas y finalmente falleció.

Aún a día de hoy son miles los aficionados los que se acercan a Tamburello a rendir homenaje a uno de los mejores pilotos de Fórmula 1 de los años ochenta y este es nuestro humilde homenaje que le hacemos con todo el cariño desde nostalgia80.com

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *