Acusados (1988)

jodie-foster-acusados-1988

Uno de los géneros cinematográficos que más éxito tuvieron durante la década de los ochenta, además del infantil, ciencia ficción, acción y aventuras, fue el de los dramas. En esta ocasión nos vamos al año 1988 para recordar Acusados, una película dirigida por Jonathan Kaplan y protagonizada por Jodie Foster y Kelly McGillis.

La trama nos presenta a Sarah Tobias, interpretada por Foster y con el que ganó su primer Oscar como Mejor Actriz. Sarah trabajaba como camarera en una cafetería en Estados Unidos y tenía algo que la hacía diferente, cada vez que fracasaba en su intento de buscar estabilidad en su vida, recaía en el alcohol y a su vida de vagabunda.

La vida de Sarah no es la que le hubiera gustado dado que vive con un hombre que tiene problemas con las drogas, no ayuda en la economía doméstica y además es violento con ella. En una de sus peleas decide irse de casa a beber cerveza al bar donde trabaja una amiga, esperar a que ésta salga de trabajar e ir a conversar de sus problemas. Mientras espera, sigue bebiendo cervezas y comienza a flirtear con unos chicos que están jugando al billar.

jodie-foster-acusados

Después es invitada a otra cerveza por un hombre, sigue bebiendo y deciden ir a bailar. Ella estaba muy bebida y comienza a bailar de manera muy provocativa, lo que hace que ante ella se agolpen muchos hombres y en el momento menos esperado la asaltan y la violan repetidamente a la vista de todo el mundo, mientras la golpean y le tapan la boca.

Cuando todo pasa pide ayuda a la justicia pero nadie cree en su relato y todos creen que la culpable es ella, creen que fue la responsable de su violación por provocar a los hombres. Además tiene antecedentes por mala conducta y consumo de drogas, lo que hace que su testimonio tenga muy poco valor.

Consigue acreditar la violación en el hospital y tras ello, una abogada intentará ayudarla y se pondrá como objetivo meter a los agresores de su clienta entre rejas.

acusados-jodie-foster

Aquí comenzará una odisea que convertirá su vida en una auténtica pesadilla y que le llevará a enfrentarse a un sistema judicial a solas junto a su abogada, a quien no le pondrán las cosas nada fáciles, pero se mantendrán firmes en su lucha para conseguir justicia y encerrar tanto a los criminales como a los que permitieron pasivamente que pudieran cometer la violación.

Uno de los caminos que deciden tomar es llevar a juicio a las personas que incitaron y animaron a la violación, aprovechándose de las leyes del estado, las cuales dicen que cualquier persona que incite, anime o no haga nada para evitar cualquier clase de crimen, tiene tanta culpabilidad como los agresores, creando un juicio con una gran polémica para la justicia norteamericana.

Se trata de una película con una trama que engancha desde el principio, muy bien llevada y donde Jodie Foster hace un papel verdaderamente impresionante que no deja indiferente a nadie y que le sirvió para hacerse con un Oscar como Mejor Actriz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *