3 fracasos tecnológicos de los ochenta

Vídeo Bwtamax
La tecnología en los años ochenta tuvo grandes éxitos, pero también grandes fracasos y de eso vamos a hablar hoy. Seguro que al igual que yo, también recuerdas muchos de esos blufs. Aparatos que prometían ser una auténtica revolución y finalmente se quedaron en nada.

Video Betamax, prometía ser lo más en los ochenta

El primero de los blufs de este artículo fue uno de los grandes batacazos de la tecnología para el hogar. El vídeo Betamax de Sony fue creado para desbancar al todopoderoso VHS, pero no lo consiguió.

En los ochenta era raro que cualquier casa no contase con un vídeo VHS. Los había de mil y un marcas y precios diferentes. Los videoclubes tenían muchísimas películas en este formato y en beta muy pocas. Aunque la calidad de vídeo era mejor, los reproductores eran caros y no acabaron de convencer al público. Sony no tardó mucho en darse cuenta y finalmente el formato Beta se quedó solo para profesionales.

Otro formato que quiso su trozo de pastel y que quería competir contra VHS y Beta, fue el vídeo 2000. Fue desarrollado por Philips y Grundig y se comercializó solo en Europa, Brasil y Argentina. Otro bluf que solo duró hasta el año 1988 con muy pocas ventas a pesar de su gran calidad de vídeo. Finalmente el VHS continuó siendo el líder hasta la aparición de los primeros DVDs. De hecho hasta hace unos cuantos años aún había alguna firma que todavía seguía fabricando vídeos VHS. Seguro que alguno de vosotros todavía tiene su vídeo o cintas en casa.
macintosh portable

El fracaso del Macintosh Portable

Actualmente los ordenadores portátiles están a la orden del día. En los ochenta eran una rareza pero una gran esperanza para muchos. Una de las empresas tecnológicas más visionarias de la historia es Apple, quien por aquel entonces lanzó el Macintosh Portátil.

Nadie esperaba que se pudiese sacar un ordenador a la calle o moverlo de un lado a otro sin cables. Apple se adelantó a su tiempo y lo que fue una auténtica revolución se convirtió en algo que  no acabó de cuajar.

Los inconvenientes es que era bastante pesado y difícil de transportar. No contaba con conexión a la red eléctrica, tenía que cargarse con una batería, aunque tenía 10 horas e autonomía. Su precio era bastante elevado y finalmente no acabó de convencer a nadie, ni a las grandes empresas. Como nota curiosa, hay que decir que tenía 1MB de RAM, pantalla LCD de 640×400 y 40MB de disco duro (opcional). Un fracaso en toda regla.

camara kodak disc

La cámara Kodak Disc 4000

Hoy es un objeto de coleccionista muy codiciado por los amantes de la fotografía. Pero supongo que es por tener un bonito y original pisapapeles porque técnicamente esta cámara era nefasta. Kodak quiso innovar dentro del mundo de la fotografía y lanzó la cámara Kodak Disc 4000. Buscaron hacer una cámara muy manejable y de tamaño reducido y lo consiguieron. Quisieron que fuera la mejor compañera de viaje de muchos de nosotros. Asimismo pretendían que se abandonase el uso de los clásicos carretes de fotos.

La película iba insertada en unos pequeños discos que iban girando a medida que se tomaba una fotografía. Su calidad era de lo peor que se pudo haber visto en el mercado. El público no tardó en decir “no” a este producto. De hecho, según diferentes pruebas, tras dos años de vida aproximadamente, la cámara dejaba de funcionar. Como si el concepto de la obsolescencia programada se hubiera adelantado en el tiempo.

¿Recordáis estos blufs tecnológicos de los ochenta?

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *